¿Por qué complementar mi cartera con inversión en capital riesgo?

El capital riesgo consiste en la aportación de recursos financieros de forma temporal a empresas en fases tempranas y de las que se espera un elevado crecimiento gracias a su propuesta de valor innovadora, a cambio de una participación en el capital de las mismas. Dicha aportación de capital que realizan los inversores se complementa frecuentemente con apoyo estratégico en materias como operaciones o estrategia comercial, profesionalización de los equipos directivos, experiencia, etc. El objetivo del capital riesgo se centra en potenciar el crecimiento y la expansión de las empresas en las que invierte con el fin de que aumente su valor y obtener así una rentabilidad de su inversión mediante la venta de las participaciones adquiridas a un precio superior al que les costó.

.

El capital riesgo en España

El peso sectorial del capital riesgo en España se sitúa por encima de la media europea al representar un 0,043% del PIB, frente al promedio europeo de 0,039%. Además, en los últimos ejercicios está mostrando un elevado dinamismo, solo en 2017 las empresas españolas recibieron 537M € de inversión por parte de inversores de capital riesgo (+24% respecto a 2016), tanto nacionales como internacionales, fomentando así la evolución y maduración del ecosistema nacional.

Con el fin de determinar qué efecto habría tenido la inclusión de inversión en capital riesgo en una cartera de inversión diversificada, resulta necesario analizar el comportamiento histórico que ha ofrecido esta clase de activo financiero, tanto en términos absolutos como relativos. Al tratarse de una clase de activos tan heterogénea, aproximaremos el impacto del capital riesgo utilizando los resultados obtenidos por el índice “Cambridge Associates LLC US Venture Capital”, que incluye la información de 1.794 fondos de capital riesgo entre 1981 y 2017.

La tabla que figura a continuación constata que la rentabilidad de la inversión en capital riesgo a largo plazo ha superado holgadamente a la obtenida por dos de los índices más representativos de renta variable a nivel global, y por ende a otras clases de activos como pueden ser la renta fija y la inversión inmobiliaria. Por ello, podemos afirmar que incluir capital riesgo en el “asset allocation” de una cartera diversificada incrementa su rentabilidad. Cabe señalar que históricamente la inversión del capital riesgo en las fases más tempranas de las compañías ha sido la más lucrativa, superando desde 1969 en un 8% anual a las inversiones en fases más tardías.

[Fuente: “US Venture Capital Index and Selected Benchmark Statistics” Cambridge Associates]

La inversión en capital riesgo, además de ofrecer retornos superiores a largo plazo, exhibe baja correlación e incluso descorrelación con las principales clases de activos, por lo que aporta diversificación y reduce el riesgo asociado a la cartera de inversión. En concreto, exhibe una correlación nula e incluso ligeramente negativa respecto a la renta variable y los bonos de alto rendimiento y guarda una correlación moderada con el Private Equity y la inversión inmobiliaria.

[Fuente: “The case for venture capital” Invesco]

Cabe destacar que a diferencia de las distribuciones de los retornos de otras clases de activos que se asemejan en mayor medida a una distribución normal, la distribución de los retornos del capital riesgo suele mostrar asimetría positiva, generando un número reducido de las inversiones el grueso de los retornos obtenidos. Dicha asimetría positiva refuerza la necesidad de diversificar la parte de la cartera asignada a capital riesgo.

Asimismo, la inversión en capital riesgo supone otros riesgos como:

  • la iliquidez de las inversiones, ya que los fondos aplican “lock-up periods” a sus inversores y las inversiones directas tampoco suelen contar con ventanas de liquidez frecuentes,
  • el riesgo de producto, su “market timing” y su adopción por el mercado,
  • el riesgo del equipo gestor y su ejecución,
  • y el riesgo de “exit” entre otros.

Por ello, cabe concluir que la inversión en capital riesgo tiene el potencial de incrementar el retorno de una cartera de inversión diversificada, a la par que disminuir su riesgo. Sin embargo, al tratarse de una clase de activo con retornos tan dispares, en caso de no contar con experiencia o contactos en el sector, merece la pena invertir de la mano de profesionales. Además de los fondos de capital riesgo mencionados, existen otras alternativas como las plataformas de crowdfunding o los clubs de inversión como Faraday.

¡Un abrazo y felices vacaciones!

Diego Sánchez Arboleya, CFA

Investment Manager